Leyenda de La Sayona, la llorona de Venezuela

leyenda de la sayona

La leyenda de la llorona no es única de México, En otros países como Venezuela también tienen una leyenda con una estructura muy parecida, aunque allá en Venezuela se le dio el nombre de la Leyenda de La Sayona. La leyenda ocurre en la zona de “los llanos” y se ubica en la época colonial.

Describe la historia de Casilda, quien llamaba mucho la atención por su elegante encanto y una alta estatura, un cabello negro muy largo y una belleza esplendida.

Casilda contrajo nupcias con un caballero del pueblo, nombre y de buen corazón. Éste se desvivía por ella y con los meses tuvieron un hermoso hijo. Pero Casilda tenia un gran defecto: Era demasiado celosa.

Se dice que en aquel lugar también habitaba un hombre de muy baja reputación, que tenia fama de acostarse con muchas mujeres del pueblo, a Casilda la acosaba a pesar de que ella era una mujer casada.

La leyenda de la Llorona, recopilación

Él la espiaba cada que Casilda iba al río a bañarse, pues acostumbraba desnudarse para tomar el baño, hasta que un día ella se dio cuenta de la presencia de este hombre entre los arbustos.

Ella lo encaro y el le contesto que solo había ido a avisarle que su marido la estaba engañando con su propia mamá. Por lo que provoco la ira de Casilda y fue a prenderle fuego al hogar. Al interior se encontraba su esposo y su pequeño hijo, los cuales pedían ayuda a gritos, pero Casilda solo se quedo ahí de pie viendo como todo se quemaba.

La mujer se marcho a la casa de su madre, a la que sin advertencia le propino tres machetazos en el estomago. La madre ya moribunda solo alcanzó a decirla a su hija con el ultimo aliento: “Yo no hice nada y jamás te mentí, pero tú cometiste el peor de los pecados y yo te condeno: Sayona serás para siempre, y en nombre de Dios, que así sea”.

Cuando Casilda se dio cuenta de su acción se arrebato la vida. Se dedico a penar con su figura fantasmal de mujer bella vestida de blanco, con una larga túnica, la cual se le aparece a los hombres que engañan a su pareja o que quieren una dama ajena, ésta permite que la cortejen y cuando menos lo esperan solo les enseña sus colmillos y acaba con la vida de sus victimas.

La leyenda de la llorona

la leyenda de la llorona

No existe un sólo mexicano que nunca haya escuchado hablar sobre la leyenda de La Llorona y mas de alguno puede asegurarte que la ha visto.

Algunos dicen que se aparece cerca de los panteones, otros dicen que se aparece cerca de lagos o rios, incluso hay algunos que la han escuchado.

Descubre la leyenda de La Llorona

La mayoría de investigadores aseguran que esta leyenda se gestó en el mundo prehispánico. Fray Diego Durán, en su libro “Historia de las Indias de Nueva España e islas de la tierra firme” que, en días posteriores a los del reinado de Moctezuma II, éste se preocupara por presagios que indicaban el fin de su reinado.

Entre aquellos augurios destacaba el de una mujer que muchos de los habitantes del reino decían que vagaba durante las noches por calles de Tenochtitlán, quejándose y llorando. Ante tal situación Moctezuma II ordeno que se investigara la causa del lloriqueo de la mujer.

Fray Bernardino de Sahagún,detalla que se le confirmo que era por sus “hijos” (los habitantes del reino), pues ella gritaba: “¡Hijitos míos, pues ya tenemos que irnos lejos!”, mientas que en otros días solo gritaba: “Hijitos míos ¿a dónde os llevaré?”, Situación por la cual Moctezuma interpreto esto como una señal de advertencia y así surgió una de las primeras versiones sobre la leyenda de la llorona sobre las cuales hay registro.

A pesar de que no brinda mucha información del aspecto físico o los motivos de ésta, el mismo fraile la llama “Cihuacóatl” (mujer serpiente) o “Tonantzin” (nuestra madre), y detalla que la mujer cargaba con una cuna que colocaba en el mercadillo y ahí la abandonaba, pero cuando las personas que veían esto se acercaban a ver el interior de dicha cuna, en esta solo se encontraba un cuchillo de pedernal similar a los que se usaban para los sacrificios.

La Malinche, Yolo Camotes

Leyenda mas actual

Una version más de La Llorona y quizá sea la mas conocida y surgió durante la época de la colonia. En ella se cuenta que una joven indígena muy bella tuvo un romance con un caballero español del cual se enamoro profundamente, con el cual llego a procrear tres hijos.

La madre se dedico de lleno a sus pequeños hijos y a amar al caballero español, pero éste solo le rehuía, evitaba estar con ella por miedo a lo que la demás gente podría decir por tener una relación con una indígena, pues se dice que este hombre era de la clase alta,

Pero la desgracia pronto llegaría, pues el español se casó con una mujer española bien acomodada de la clase alta.

La joven indígena al descubrir la traición de su amado, perdió por completo la cabeza y se lleno en rabia. Tomó a sus hijos del brazo y se fueron hasta el lago de Texcoco, donde los abrazo muy fuerte y los metió dentro del agua hasta que murieron los niños ahogados. Después de darse cuenta de la tragedia que había provocado, no pudo soportar el hecho de haber asesinado a sus propios hijos y se arrebató la vida.

Desde aquel día, la leyenda cuenta que el alma en pena de la hermosa mujer no encuentra descanso y todas las noches vaga vestida de blanco por las calles y callejones que se encuentran cerca de lugares con agua (ríos, lagos, presas y bordos) buscando a sus tres pequeños hijos. La mujer llora, gime y grita: “¡Ay mis hijos!” y sus gritos se escuchan por toda la ciudad.

De acuerdo con el historiador mexicano Efraín Franco Frías, esta versión de La leyenda de la llorona, fue la que se asoció con la Malintzin, o conocida al castellano como “La Malinche”, la que fue amante de Hernán Cortés, con quien procreó un hijo y al momento de que Hernán regresara a España, le quito a hijo y ella no pudo hacer nada contra esto y jamás volvió a ver al bebé.

Pelicula de la leyenda de la llorona

Leyendas mexicanas la llorona versión corta

La leyenda de la llorona dice que es una mujer que camina por las calles y callejones de la ciudad de México buscando a su hijos, a los que se cuenta que ella misma asesinó una noche que ella perdió la razón.

Según se cuenta, ésta aparece cerca de lugares donde pasa o alguna vez pasó un río- Incluso se llega a decir que es una mujer hermosa con vestido blanco. Otros comentan que solo se puede observar una silueta flotante. En lo único en lo que todas las versiones concuerdan es que cuando se la ve esta exclama con un grito aterrado “¡Ay, mis hijos!”

Acerca del origen de esta leyenda existen dos distintas versiones; La versión colonial que se basa en las crónicas de Bernal Díaz del Castillo, que fue un participante de la conquista al imperio Mexica. Relata que una joven indígena que tenia amoríos con un caballero español y, cuando ésta le pidió que se casaran, el español se negó diciendo que no podía por que él pertenecía a la alta sociedad y ella solo era una indígena. Hecho por el cual desató la tragedia por la cual su alma andaría en pena.

Esa noche la joven despertó a sus pequeños hijos, un niño y una niña mestizos, hijos también de aquel español, los llevo al río que estaba cerca de casa. Llena de ira por el desaire del caballero, tomo un puñal en sus manos y apuñalo a sus hijos hasta dejarlos sin vida

Unos minutos después volvió en si después de su ataque de ira, reaccionó y, al enterarse por si misma de la atrocidad que había cometido, huyo desesperada por el río, donde lanzo por primera vez el icónico grito de “Ay, mis hijos” por el cual es conocida.

Esa noche fue la ultima en la que se le vio con vida a esa mujer, este acto se convirtió en leyenda y la leyenda en mito. Los que dicen que la han escuchado aseguran que deambula por calles y parques de la CDMX y por los canales de Xochimilco.

La llorona

Otras versiones de la leyenda de La Llorona

La llorona de Venezuela

La leyenda de la llorona no es única de México, En otros países como Venezuela también tienen una leyenda con una estructura muy parecida, aunque allá en Venezuela se le dio el nombre de “La Sayona”. La leyenda ocurre en la zona de “los llanos” y se ubica en la época colonial.

Describe la historia de Casilda, quien llamaba mucho la atención por su elegante encanto y una alta estatura, un cabello negro muy largo y una belleza esplendida.

Casilda contrajo nupcias con un caballero del pueblo, nombre y de buen corazón. Éste se desvivía por ella y con los meses tuvieron un hermoso hijo. Pero Casilda tenia un gran defecto: Era demasiado celosa.

Se dice que en aquel lugar tambien habitaba un hombre de muy baja reputacion, que tenia fama de acostarse con muchas mujeres del pueblo, a Casilda la acosaba a pesar de que ella era una mujer casada.

Él la espiaba cada que Casilda iba al río a bañarse, pues acostumbraba desnudarse para tomar el baño, hasta que un día ella se dio cuenta de la presencia de este hombre entre los arbustos.

Ella lo encaro y el le contesto que solo había ido a avisarle que su marido la estaba engañando con su propia mamá. Por lo que provoco la ira de Casilda y fue a prenderle fuego al hogar. Al interior se encontraba su esposo y su pequeño hijo, los cuales pedían ayuda a gritos, pero Casilda solo se quedo ahí de pie viendo como todo se quemaba.

La mujer se marcho a la casa de su madre, a la que sin advertencia le propino tres machetazos en el estomago. La madre ya moribunda solo alcanzó a decirla a su hija con el ultimo aliento: “Yo no hice nada y jamás te mentí, pero tú cometiste el peor de los pecados y yo te condeno: Sayona serás para siempre, y en nombre de Dios, que así sea”.

Cuando Casilda se dio cuenta de su acción se arrebato la vida. Se dedico a penar con su figura fantasmal de mujer bella vestida de blanco, con una larga túnica, la cual se le aparece a los hombres que engañan a su pareja o que quieren una dama ajena, ésta permite que la cortejen y cuando menos lo esperan solo les enseña sus colmillos y acaba con la vida de sus victimas.

La Llorona chilena

Ésta recibe su nombre “la Pucullén”, que proviene de las palabras “cullen” (lagrima) y “pu” (indicador de plural). La Pucullén también tiene algunos elementos clásicos de La Llorona, el aspecto de fantasma, el atuendo blanco, cabello oscuro y los gritos de lamentos.

Esta versión solo puede ser percibida por gente que esta pronta a morir, animales (perros) que son los que advierten su presencia con aullidos.

La Pucullén originaria de Chile es una guía para los muertos hacia el mas allá, con los pasos y lamentos les indica el camino hacia su morada eterna. Algunos dicen que llora por que le arrebataron a su vástago a muy pequeña edad, otros dicen que los lamentos de la Pucullén evita que el espíritu de sus fallecidos regresen a atormentarlos.

La leyenda dice que si te frotas los ojos con lagrimas de perro, podrás ver a la llorona de Chile, Pero si la persona que haga esto no tiene un corazón fuerte podrá morir de la espantosa imagen que verá.

Blanca Nieves y los siete enanos, cuento corto

blancanieves y el principe

Autor: Los Hermanos Grimm
Edades: +4 años
Valores: generosidad, bondad, envidia, obediencia

Cuento de blancanieves en vídeo

Blanca Nieves Cuento Corto

BLANCA NIEVES CUENTO CORTO

En un lugar muy lejano, había una bella joven princesa llamada Blancanieves que vivía en un castillo con su madrastra, una mujer muy mala y vanidosa, que lo único que quería era ser la mujer más hermosa del reino.

Todos los días se la pasaba viéndose al espejo y le preguntaba al espejo mágico:

—Espejito, espejito, ¿Quién es la mujer más hermosa del reino?

A lo que el espejo encantado respondía:

— Usted mi reina, es la más hermosa y bella de todas las mujeres del reino.

La reina se sentía contenta con la respuesta, pues sabía que su espejo no mentía y siempre le decía la verdad. Sin embargo, mientras pasaba el tiempo y los años, Blanca Nieves se iba convirtiendo en una persona con mucha bondad y belleza muy evidentes. Con las buenas cualidades que ella tenia, empezó a superar la belleza física de la malvada reina, hasta que un día la respuesta del espejo cambió:

—Espejito, espejito, ¿quién es la mujer más bella del reino?

A lo que el espejo contestó:

—Blancanieves, a quien su bondad y buen corazón la hace ser aún más bella que usted, mi reina.

La reina se monto en cólera y ordenó que trajeran al cazador, al cual le ordenó:

—Te llevarás a la joven princesa Blancanieves al bosque y te asegurarás que los animales salvajes del bosque se encarguen de ella y la coman.

El cazador fue hasta donde estaba Blancanieves y mediante engaños la llevó hasta el bosque, justo cuando iba a cumplir las ordenes de su ama la reina, tuvo compasión por la bella princesa y le dijo:

—Huye, corre muy lejos, no regreses pobre muchacha. Encuentra un lugar seguro donde puedas volver.

Blancanieves corrió y corrió, lo mas lejos que pudo hasta que cayo el anochecer. En su camino se encontró un pequeña cabaña a la cual la princesa entró para dormir. Pero esta cabaña tenia algo muy particular, todo lo que había en la cabaña era pequeño. En el centro de la cabaña estaba una mesa con un mantel y siete sillas, cada una con su respectivo plato y cuchara. Ademas cada lugar tenia cuchillitos y tenedores pequeños ademas de 7 pequeñas jarras con agua hasta el tope.

Al rededor había 7 camas pequeña, una a lado de la otra, bien tendidas y con cobijas limpias y de color blanco, tan blancas que parecían nieve.

El estomago de Blancanieves gruñía pues estaba muy hambrienta y con sed. Así que comió los alimentos que estaban en la mesa, comio verduras, pan y bebio agua de las jarras.

Después de comer le dio una enorme pesadez, así que se intento acostar en las camas, probó cada una de ellas pero no cabía en ninguna, hasta que llego a la séptima y ultima cama, donde pudo recostarse y quedo profundamente dormida.

Ya cuando se hizo de noche, los dueños de la cabaña llegaron todos juntos. Los dueños era siete enanos que venian de trabajar, ellos se dedicaban a extraer oro y diamantes de una mina. Cuando entraron a la cabaña encendieron sus lamparas y vieron que alguien había entrado a la cabaña, pues no estaban en su lugar habitual las cosas ni en el modo en que ellos lo dejaban.

El primer enano dijo: —¿Quién se sentó en mi silla?

El segundo enano dijo: —¿Quién se comió la comida de mi plato?

El tercer enano dijo: —¿Quién se ha comido mi pan?

El cuarto enano dijo: —¿Quién comió de mis vegetales?

El quinto enano dijo: —¿Quién ha usado mi tenedor?

El sexto enano dijo: —¿Quién ha usado mi cuchillo?

Y el séptimo enano dijo: —¿Quién se ha tomado el agua de mi jarra?

Entonces el primero observó una arruga en su cama y dijo: —Alguien se ha metido en mi cama.

Despues de eso los enanos fueron a darle un vistazo a sus camas y dijeron:

—Alguien ha estado en nuestras camas también.

Justo cuando el séptimo enano observó su cama, vió a Bancanieves tomando una siesta en su cama y el enano llamo a los demás.

—¡Oh, por todos los cielos! —murmuraron en voz baja para no despertar a Blancanieves—. Pero que encantadora muchacha tan bella.

Cuando por fin amaneció, Blancanieves despertó espantada al ver a los enanos fde pie enfrente de ella. Los enanos muy amables y amistosos le dijeron que no se espantara y le preguntaron

—¿Como te llamas?

—Me llamo Blancanieves — respondió—, y comenzó a platicarle su historia sobre como llego a la cabaña y el por que había huido de la malvada reina que también era su madrastra.

Los siete enanos le dijeron:

—Si tú puedes ayudarnos a mantener limpio nuestro hogar, preparar la comida, lava, coser, podrás quedarte por el tiempo que desees—. A lo que Blancanieves aceptó contenta y se quedó con ellos.

Mucho tiempo despues, la malvada reina quizo consultar a su espejo y descubrio que la princesa Blancanieves vivia en el bosque con los enanos. Llena de rabia, envenenó una manzana y transformo su cuerpo en el de una tierna viejita.

— Con una mordida de esta inocente manzana provocara que Blancanieves duerma por toda la eternidad — dijo la malvada reina mientras se reía de una forma terrorifica.

Al otro día, los enanitos se fueron al trabajo y Blancanieves se quedó sola en la caballa realizando las tareas del hogar.

Poco después, la reina disfrazada de viejita se asomo por la ventana que estaba en la cocina. La amable princesa Blancanieves le ofreció de tomar un refrescante vaso de agua.

—Eres una niña muy buena —dijo la viejecita—. ¡Ten esta manzana como gesto de mi agradecimiento!.

Blancanieves acepto la manzana y le dio una granmordida, cayendo en el acto desplomada al suelo. Los animales del bosque fueron a alertar a los enanos del daño que habia recibido Blancanieves. Cuando los enanos llegaron a la cabaña la reina estaba escapando.

Con mucha tristeza, pusieron a la princesa en una urna de vidrio, con la esperanza de que algún día la bella joven despertara.

El tiempo paso hasta que un guapo principe iba por el bosque en su lindo corcel y éste vio a Blancanieves en la urna de cristal.

Encantado por la belleza de la princesa le dio un beso en la mejilla, lo que causo que el hechizo se rompiera y la princesa despertara.

Blancanieves y el príncipe se casaron y vivieron felices para siempre

© Versión escrita por Isaac Cadena

Esperamos que fuera de tu agrado este cuentos cortos, de nuestra sección de cuentos infantiles para niñas y niños, es uno de los cuentos clásicos que todo niño debe conocer.

Si quieres la versión para imprimir en original aquí te dejamos el link