Blanca Nieves y los siete enanos, cuento corto

blancanieves y el principe

Autor: Los Hermanos Grimm
Edades: +4 años
Valores: generosidad, bondad, envidia, obediencia

Cuento de blancanieves en vídeo

Blanca Nieves Cuento Corto

BLANCA NIEVES CUENTO CORTO

En un lugar muy lejano, había una bella joven princesa llamada Blancanieves que vivía en un castillo con su madrastra, una mujer muy mala y vanidosa, que lo único que quería era ser la mujer más hermosa del reino.

Todos los días se la pasaba viéndose al espejo y le preguntaba al espejo mágico:

—Espejito, espejito, ¿Quién es la mujer más hermosa del reino?

A lo que el espejo encantado respondía:

— Usted mi reina, es la más hermosa y bella de todas las mujeres del reino.

La reina se sentía contenta con la respuesta, pues sabía que su espejo no mentía y siempre le decía la verdad. Sin embargo, mientras pasaba el tiempo y los años, Blanca Nieves se iba convirtiendo en una persona con mucha bondad y belleza muy evidentes. Con las buenas cualidades que ella tenia, empezó a superar la belleza física de la malvada reina, hasta que un día la respuesta del espejo cambió:

—Espejito, espejito, ¿quién es la mujer más bella del reino?

A lo que el espejo contestó:

—Blancanieves, a quien su bondad y buen corazón la hace ser aún más bella que usted, mi reina.

La reina se monto en cólera y ordenó que trajeran al cazador, al cual le ordenó:

—Te llevarás a la joven princesa Blancanieves al bosque y te asegurarás que los animales salvajes del bosque se encarguen de ella y la coman.

El cazador fue hasta donde estaba Blancanieves y mediante engaños la llevó hasta el bosque, justo cuando iba a cumplir las ordenes de su ama la reina, tuvo compasión por la bella princesa y le dijo:

—Huye, corre muy lejos, no regreses pobre muchacha. Encuentra un lugar seguro donde puedas volver.

Blancanieves corrió y corrió, lo mas lejos que pudo hasta que cayo el anochecer. En su camino se encontró un pequeña cabaña a la cual la princesa entró para dormir. Pero esta cabaña tenia algo muy particular, todo lo que había en la cabaña era pequeño. En el centro de la cabaña estaba una mesa con un mantel y siete sillas, cada una con su respectivo plato y cuchara. Ademas cada lugar tenia cuchillitos y tenedores pequeños ademas de 7 pequeñas jarras con agua hasta el tope.

Al rededor había 7 camas pequeña, una a lado de la otra, bien tendidas y con cobijas limpias y de color blanco, tan blancas que parecían nieve.

El estomago de Blancanieves gruñía pues estaba muy hambrienta y con sed. Así que comió los alimentos que estaban en la mesa, comio verduras, pan y bebio agua de las jarras.

Después de comer le dio una enorme pesadez, así que se intento acostar en las camas, probó cada una de ellas pero no cabía en ninguna, hasta que llego a la séptima y ultima cama, donde pudo recostarse y quedo profundamente dormida.

Ya cuando se hizo de noche, los dueños de la cabaña llegaron todos juntos. Los dueños era siete enanos que venian de trabajar, ellos se dedicaban a extraer oro y diamantes de una mina. Cuando entraron a la cabaña encendieron sus lamparas y vieron que alguien había entrado a la cabaña, pues no estaban en su lugar habitual las cosas ni en el modo en que ellos lo dejaban.

El primer enano dijo: —¿Quién se sentó en mi silla?

El segundo enano dijo: —¿Quién se comió la comida de mi plato?

El tercer enano dijo: —¿Quién se ha comido mi pan?

El cuarto enano dijo: —¿Quién comió de mis vegetales?

El quinto enano dijo: —¿Quién ha usado mi tenedor?

El sexto enano dijo: —¿Quién ha usado mi cuchillo?

Y el séptimo enano dijo: —¿Quién se ha tomado el agua de mi jarra?

Entonces el primero observó una arruga en su cama y dijo: —Alguien se ha metido en mi cama.

Despues de eso los enanos fueron a darle un vistazo a sus camas y dijeron:

—Alguien ha estado en nuestras camas también.

Justo cuando el séptimo enano observó su cama, vió a Bancanieves tomando una siesta en su cama y el enano llamo a los demás.

—¡Oh, por todos los cielos! —murmuraron en voz baja para no despertar a Blancanieves—. Pero que encantadora muchacha tan bella.

Cuando por fin amaneció, Blancanieves despertó espantada al ver a los enanos fde pie enfrente de ella. Los enanos muy amables y amistosos le dijeron que no se espantara y le preguntaron

—¿Como te llamas?

—Me llamo Blancanieves — respondió—, y comenzó a platicarle su historia sobre como llego a la cabaña y el por que había huido de la malvada reina que también era su madrastra.

Los siete enanos le dijeron:

—Si tú puedes ayudarnos a mantener limpio nuestro hogar, preparar la comida, lava, coser, podrás quedarte por el tiempo que desees—. A lo que Blancanieves aceptó contenta y se quedó con ellos.

Mucho tiempo despues, la malvada reina quizo consultar a su espejo y descubrio que la princesa Blancanieves vivia en el bosque con los enanos. Llena de rabia, envenenó una manzana y transformo su cuerpo en el de una tierna viejita.

— Con una mordida de esta inocente manzana provocara que Blancanieves duerma por toda la eternidad — dijo la malvada reina mientras se reía de una forma terrorifica.

Al otro día, los enanitos se fueron al trabajo y Blancanieves se quedó sola en la caballa realizando las tareas del hogar.

Poco después, la reina disfrazada de viejita se asomo por la ventana que estaba en la cocina. La amable princesa Blancanieves le ofreció de tomar un refrescante vaso de agua.

—Eres una niña muy buena —dijo la viejecita—. ¡Ten esta manzana como gesto de mi agradecimiento!.

Blancanieves acepto la manzana y le dio una granmordida, cayendo en el acto desplomada al suelo. Los animales del bosque fueron a alertar a los enanos del daño que habia recibido Blancanieves. Cuando los enanos llegaron a la cabaña la reina estaba escapando.

Con mucha tristeza, pusieron a la princesa en una urna de vidrio, con la esperanza de que algún día la bella joven despertara.

El tiempo paso hasta que un guapo principe iba por el bosque en su lindo corcel y éste vio a Blancanieves en la urna de cristal.

Encantado por la belleza de la princesa le dio un beso en la mejilla, lo que causo que el hechizo se rompiera y la princesa despertara.

Blancanieves y el príncipe se casaron y vivieron felices para siempre

© Versión escrita por Isaac Cadena

Esperamos que fuera de tu agrado este cuentos cortos, de nuestra sección de cuentos infantiles para niñas y niños, es uno de los cuentos clásicos que todo niño debe conocer.

Si quieres la versión para imprimir en original aquí te dejamos el link